Formación de las olas

Posted: miércoles, 9 de junio de 2010 by XXX in
0

El viento es el causante de todo. Este provoca una fricción (fuerza de rozamiento entre dos
superficies en contacto que se oponen) con la superficie del agua que produce un arrastre, dando lugar primero a la formación de rizaduras en la superficie del agua denominadas ondas u olas capilares.
 
Cuando la superficie del mar pierde lisura, el efecto de fricción se intensifica provocando
que las anteriores rizaduras se transformen en olas de gravedad.
 
Cuanto mayor es una ola, mayor es la cantidad de energía que puede extraer del viento, de
forma que produce una realimentación positiva (es uno de los mecanismos de la
retroalimentación o feedback, que significa "ida y vuelta").

La altura de una ola viene dada por tres parámetros del viento que son velocidad,
persistencia en el tiempo y la estabilidad de su dirección. Cuanto mayores sean estos
parámetros, mayor altura tendrá la ola.

Una vez puesta en marcha la ola, esta se desplaza sobre aguas profundas que disipan su
energía muy lentamente, de forma que pueden alcanzar regiones muy alejadas de su punto de
formación. Es por esto por lo que podemos ver olas cuando existe ausencia de viento.

Cuando una ola llega a la costa, se encrespa y dependiendo del tipo de rompiente (banco de
arena, rocas o arrecife), su forma y tamaño, y la fuerza y velocidad de la ola, así como el
punto de marea, esta puede adquirir diferentes tamaños, velocidad, forma o movimiento.
 
También tenemos la contraola, que es aquella que llega a la orilla y rebota o se desliza de
nuevo hacia el mar, creando una ola en dirección opuesta al golpe de mar.

Hay que tener en cuenta que a pesar de que sea el viento el causante de las olas, eso no
significa que sea bueno que esté presente una vez que las olas llegan a la costa, ya que lo
ideal es que no haya viento, cosa que ocurre pocas veces...

0 comentarios: